Como conseguir clientes satisfechos

Tener más y mejores clientes y alcanzar el éxito en la práctica profesional son objetivos comunes de los despachos profesionales pequeños y medianos y de todas las personas que ejercen una profesión liberal.

marketing jurídicoPara lograr un alto nivel de satisfacción entre los clientes, es necesario que los servicios respondan con precisión a sus necesidades, deseos y expectativas.

Y es que cuando el cliente nos contrata las expectativas que tenía puestas en nuestro despacho se enfrentan a las percepciones que finalmente recibe, y solo en el caso de que las percepciones igualen o superen a las expectativas, el cliente se irá satisfecho o muy satisfecho. Por eso el truco está en una buena gestión de las expectativas.

¿Como hacerlo? Sigue leyendo este artículo que hoy me publica La Revista Internacional de Derecho Práctico del Foro Jurídico Iberoamericano.

Descarga el artículo en PDF.

Propuestas para el nuevo curso (4ª parte): Anticípate a los problemas de tus clientes

AnticipateSoluciona problemas en cuanto aparezcan y, si es posible, actúa con previsión para que no lleguen a aparecer. Diferentes estudios demuestran que, cuando nos anticipamos a los problemas de los clientes, o, una vez surgidos, los resolvemos rápida y eficazmente, suelen convertirse en clientes para toda la vida.

Soluciona problemas en cuanto aparezcan y, si es posible, actúa con previsión para que no lleguen a aparecer.

En este sentido, resulta conveniente repasar los procesos establecidos para la puesta en marcha de los asuntos, ¿somos demasiado burocráticos y eso nos hace parecer lentos?, ¿nuestra descoordinación interna hace que tardemos más de la cuenta en ponernos en marcha con la resolución del asunto?

Si esto es así, revisa tus políticas y procedimientos, elimina burocracias innecesarias que ralenticen el proceso de atención y solución; en lo posible, autoriza a tu equipo para que pueda avanzar sin tener que consultar todo a dirección. Delega.

Ser ineficaces en el inicio de los asuntos genera clientes insatisfechos y enfados innecesarios antes incluso de que comience la relación profesional, ¿no te parece?

Propuestas para el nuevo curso (3ª parte): Conserva cerca a tus clientes

3) CONSERVA CERCA A TUS CLIENTES ¿Cuándo fue la última vez que invitamos a un cliente a desayunar o le llamamos para felicitarle por su cumpleaños? Es cierto que las épocas de grandes comilonas con los clientes ya han pasado, pero eso no quiere decir que no podamos seguir manteniéndolos cerca.
marketing jurídicoNo hay como una buena conversación con un cliente para detectar nuevas necesidades jurídicas que seguramente sin ese cara a cara nunca hubiésemos detectado.
La agenda de nuestro correo electrónico puede ser nuestro mejor aliado a la hora de registrar las fechas importantes para nuestros clientes: sorprende a tus clientes más especiales felicitándolos con una nota manuscrita por su cumpleaños o alguna otra fecha especial. Esta acción tan sencilla tiene que ver con tomarse unos minutos para desacelerar y prestar la debida atención a la persona. Todos ansiamos ser importantes y reconocidos. Los pequeños toques humanos en las relaciones profesionales tienen un efecto exponencial en el deseo del cliente de confiar y hacer negocios con nosotros.
Otra sencilla pauta es coger el teléfono. ¿No nos damos cuenta de que el cliente se desespera cuando para poder informarse sobre el estado de sus asuntos, tiene que efectuar una media de cuatro llamadas hasta que consigue que su abogado le atienda? ¿Es tanto pedir ―se pregunta el cliente― que alguien me informe sobre la marcha el servicio que he contratado?. Y si esa labor nos lleva tanto tiempo o nos supone tantas interrupciones en nuestro quehacer diario, ¿por qué no sistematizamos un protocolo a través del cual se envíen informes mensuales a cada cliente con el estado de sus asuntos? Aunque en el asunto no se hayan generado novedades significativas, es importante informar al cliente de que su tema sigue igual y eso nos ahorrará al menos la mitad de las llamadas.

Propuestas para en el nuevo curso: Tomate cada queja como si fuera un regalo (2ª parte)

marketing jurídico2) TOMATE CADA QUEJA COMO SI FUERA UN REGALO

Una queja es una oportunidad para mejorar y conocer la opinión del cliente sobre nuestro servicio. Lo peor que nos puede pasar es tener clientes insatisfechos que no se quejen, porque se irán sin avisar y, una vez se hayan ido, ya no tendremos la oportunidad de recuperarlos, ni de saber lo que hemos hecho mal.

Además debemos de tener en cuenta que, por cada cliente que se queja, existen al menos otros 7 igualmente descontentos por similares motivos, que no nos dicen nada. Y es que para nadie es plato de buen gusto protestar.

Las quejas nos sirven por tanto para corregir errores que quizás ni siquiera nos dábamos cuenta de que estábamos cometiendo. Una gestión eficaz de las quejas es la mejor manera de fidelizar clientes, puesto que transmite la imagen de que nos preocupamos por mejorar y atender mejor a nuestros clientes.

Por tanto mi recomendación es tener operativo en el despacho un protocolo específico de resolución de quejas.

Propuestas para en el nuevo curso: tener a nuestros clientes satisfechos (1ª parte)

Durante el mes de agosto, he pensado que sería buena idea trasladaros 4 o 5 sencillas reflexiones de cara a que, a vuestra vuelta en septiembre, podáis implementar en el despacho algunos trucos que os ayudarán a mantener a vuestros clientes satisfechos.

Aquí va la primera, a ver qué os parece:

1)      SELECCIONA, FORMA Y PREMIA A ABOGADOS CON DON DE GENTES

marketing jurídicoCuando hacemos entrevistas, deberíamos de buscar, por supuesto, buenos profesionales, pero, además, personas simpáticas y amables, con habilidades comunicativas de cara al cliente.

Una vez hemos finalizado el proceso de selección y coincidiendo con el inicio de la relación laboral, los socios deben dejar claro a las nuevas incorporaciones cuáles son las expectativas al respecto; esta es la única manera de poder exigir, más tarde, resultados.

Tenemos que hacer ver a todo nuestro equipo que la atención al cliente es uno de los objetivos prioritarios del despacho y la empatía y cordialidad, dos de los valores que necesitamos que desprendan nuestros profesionales.

Además conviene poner al cargo de la recepción a personal de apoyo con “buenos humos”. La atención al cliente es uno de los puntos clave del despacho y muchas veces lo dejamos en manos de gente con poco tino y mal carácter.

Por último conviene medir periódicamente y evaluar el rendimiento del equipo en lo que a atención al cliente se refiere, informarles de sus resultados y felicitarles o incluso premiarles mediante incentivos por su buen trabajo.

Las relaciones profesionales se cortan siempre por el punto más débil y, en la mayoría de los casos, es la atención al cliente. No permitamos que esto nos suceda.

Atención al cliente: cinco consejos para tenerle satisfecho

Humanidad, eficacia, don de gentes, empatía… El abogado que busque conservar clientes debe cultivar estas cualidades y tenerlas en cuenta al montar su despacho y al seleccionar profesionales y personal de apoyo.

Nuestro mercado ha cambiado. En los últimos 15 años, el número de abogados se ha incrementado en España exponencialmente y, como consecuencia inmediata, la clientela también ha cambiado. Muy atrás quedó la época en la que la abogacía era una profesión venerada, la competencia, mínima y los despachos, negocios unipersonales compuestos de un profesional, una secretaria y, a lo sumo, un pasante.

Atrás quedó también la posterior edad de oro de los despachos españoles, en la que, ejercicio tras ejercicio, se alcanzaban crecimientos de dos dígitos en la facturación. Corrían otros tiempos para la economía y los negocios. Hoy en día, el panorama, como todos sabemos, es bien distinto, tenemos ante nosotros un público objetivo más culto, más informado y con muchas más alternativas a la hora de contratar los servicios de un abogado. Además, con la crisis que arrastramos desde hace ya un lustro, los clientes miran con lupa lo que gastan y en qué lo gastan.

Parece por tanto lógico pensar que los despachos deberían redoblar esfuerzos en la atención y satisfacción de sus clientes porque el mercado ha cambiado y tenemos que adaptarnos a la nueva situación.

Llega entonces la hora de preguntarse: ¿Nuestro despacho está en el camino correcto en lo que a atención al cliente se refiere? ¿En que podemos mejorar? ¿Hay alguna estrategia que podamos implementar?

Sigue leyendo aquí